Guía para entender a las subvariantes de ómicron


A dos años de la pandemia de coronavirus, muchos estadounidenses han perdido el hilo de la larga cadena de variantes de covid. Luego de conocer a alfa, beta, gamma, delta y ómicron, ya hace casi seis meses que no se agrega una nueva letra griega a la lista.

En cambio, ha surgido un flujo aparentemente interminable de “subvariantes” de ómicron en los últimos meses.

¿Qué tan diferentes son estas subvariantes entre sí? ¿Puede la infección por una subvariante proteger a alguien de la infección por otra? Y, ¿qué tan bien funcionan contra estas variantes las vacunas que se desarrollaron antes de la aparición de ómicron?

Expertos médicos clarifican.

P: ¿Cuáles son las subvariantes? ¿Cuánto se diferencian entre sí?

Las subvariantes de ómicron parecen una sopa de letras y números. La variante ómicron authentic se llamó B.1.1.529. Esa variante inicial engendró subvariantes como BA.1; BA.1.1; BA.2; BA.2.12.1; BA.3; y las más recientes, BA.4 y BA.5.

“Todas se diferencian entre sí por tener diferentes mutaciones en la proteína espiga (spike)”, que es la parte del virus que penetra en las células huésped y causa la infección, explicó+ la doctora Monica Gandhi, profesora de medicina en la Universidad de California-San Francisco.

Las mutaciones en estas subvariantes pueden hacerlas ligeramente más transmisibles de persona a persona. En common, cuanto más alto sea el número que sigue a “BA” en el nombre de la subvariante, más transmisible será. Por ejemplo, se cree que BA.2 es entre un 30 % y un 60 % más transmisible que las subvariantes anteriores, catalogadas con el número 1.

Estas mutaciones han permitido que las subvariantes se propaguen ampliamente, solo para ser superadas por una subvariante ligeramente más transmisible en unas pocas semanas. Luego el proceso se repite.

En Estados Unidos, por ejemplo, BA.1.1 fue dominante a finales de enero, después de haber superado a la variante inicial, B.1.1.529. Pero a mediados de marzo, BA.1.1 comenzó a perder terreno frente a BA.2, que se convirtió en dominante a principios de abril.

Para finales de abril, otra subvariante, BA.2.12.1, cobró fuerza y ​​representó casi el 29% de las infecciones, según datos de los Centros para el Management y la Prevención de Enfermedades (CDC).

P: ¿Qué pasa con el nivel de gravedad de las variantes?

Afortunadamente, las enfermedades causadas por ómicron han sido en common menos graves que las causadas por variantes anteriores, un patrón que parece mantenerse para todas las subvariantes estudiadas hasta ahora. Un análisis en Dinamarca mostró que BA.2 no causa más hospitalizaciones que la subvariante BA.1, dijo Gandhi.

Incluso las subvariantes más recientes que se han descubierto, BA.4 y BA.5, no muestran “ninguna evidencia que sugiera que son más preocupantes que ómicron authentic, más allá de un aumento potencialmente leve en la transmisibilidad”, dijo Brooke Nichols, matemática modeladora de enfermedades infecciosas en la Universidad de Boston.

Dennis Cunningham, director médico del sistema de management y prevención de infecciones en Henry Ford Well being en Detroit, dijo a NBC News que los síntomas de las subvariantes de ómicron “han sido bastante consistentes. Hay menos incidencia de personas que pierden el sentido del gusto y el olfato. En muchos sentidos, es un fuerte resfriado, muchos síntomas respiratorios, congestión nasal, tos, dolor corporal y fatiga”.

P: Si te infectas con una subvariante, ¿estarás protegido contra otras?

Hasta ahora, en todas las variantes hasta la fecha, la capacidad del virus para evadir la protección inmunológica existente “es solamente parcial, como lo es para la gripe estacional”, dijo Colin Russell, profesor de biología evolutiva aplicada en el centro médico de la Universidad de Amsterdam.

Si bien algunas personas que tenían BA.1 también contrajeron BA.2, la investigación inicial sugiere que la infección por BA. 1 “brinda una fuerte protección contra la reinfección”, indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Esto puede explicar por qué nuestro aumento de BA.2 en EE.UU. no fue tan grande como el gran aumento de BA.1 durante el invierno”, dijo Gandhi.

El nivel de protección puede variar dependiendo de cuán enferma estuvo la persona, en casos leves la inmunidad aumenta quizás durante un mes o dos y la recuperación de una enfermedad grave concede hasta un año.

P: ¿Cómo se posicionan las vacunas contra estas subvariantes?

Aunque las vacunas y los refuerzos actuales no son tan exitosos en la protección contra ómicron como lo son contra variantes anteriores, generalmente protegerán a las personas de enfermedades graves si están infectadas por una de las nuevas subvariantes.

Las vacunas generan células conocidas como “células B de memoria” y se ha demostrado que reconocen diferentes variantes a medida que surgen, explicó Gandhi. Las vacunas también desencadenan la producción de células T, que protegen contra enfermedades graves, dijo.

“Mientras que las células B sirven como bancos de memoria para producir anticuerpos cuando es necesario, las células T amplifican la respuesta del cuerpo a un virus y ayudan a reclutar células para atacar directamente al patógeno”, dijo Gandhi.

El resultado remaining es que una infección avanzada para un individuo vacunado “debe seguir siendo leve con las subvariantes”, dijo.

La amplia propagación en EE.UU. de una cepa relativamente leve del virus probablemente tuvo un resultado beneficioso porque proporcionó cierta inmunidad a muchos estadounidenses, vacunados o no. La investigación muestra que quienes habían sido vacunados y luego se infectaron, tuvieron una protección aún mayor que las personas que habían sido vacunadas y no contrajeron covid.

De cara al futuro, los fabricantes de vacunas empiezan a diseñar vacunas dirigidas específicamente a ómicron, y algunos combinarían una vacuna contra el coronavirus con otra contra la influenza estacional en una sola inyección. Pero estas vacunas están en sus primeras etapas de producción.

P: ¿Hay variantes completamente nuevas en el horizonte?

“No hay nada que sepamos que esté al acecho todavía, y la vigilancia es bastante agresiva”, dijeron los expertos.

Se estima que más del 60% de la población mundial ha estado expuesta a ómicron y más del 65% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna, dijo Gandhi, “así que cruzo los dedos para que el desarrollo de nuevas variantes se ralentice con este grado de inmunidad de la población”.

Gandhi reconoció cierta sorpresa por lo tranquilo que se vislumbra el horizonte en este momento, algo que ve como un desarrollo positivo.

“Ya han pasado cinco meses desde que oímos hablar de una nueva variante, lo que espero refleje el aumento de la inmunidad en la población mundial”, resumió.

Esta historia fue producida por KHN (Kaiser Well being Information), la redacción de KFF (Kaiser Household Basis), que produce periodismo en profundidad sobre temas de salud. Junto con Análisis de Políticas y Encuestas, KHN es uno de los tres principales programas de KFF. KFF es una organización sin fines de lucro que brinda información sobre temas de salud a la nación.

KHN (Kaiser Well being Information) is a nationwide newsroom that produces in-depth journalism about well being points. Along with Coverage Evaluation and Polling, KHN is likely one of the three main working packages at KFF (Kaiser Household Basis). KFF is an endowed nonprofit group offering data on well being points to the nation.

USE OUR CONTENT

This story will be republished at no cost (details).

Leave a Comment